domingo, 23 de marzo de 2008

hoy hace dos semanas...

A las 8 de la tarde cerraban los colegios electorales. En el coche, de camino al hotel Villa-Real, escucho las primeras encuestas a pie de urna. Respiro aliviado cuando casi todas las encuestas, menos la de Telecinco, nos dan posibilidades de conseguir un escaño (la encuesta de Onda Cero-Antena 3 nos daba incluso la posibilidad de dos escaños).

A las 20:15 llego al hotel y ayudo a poner todo en orden para la llegada de los medios de comunicación y los primeros afiliados que se empiezan a dejar caer por el hotel. La afluencia de gente es todavía pequeña y la razón es sencilla. Alrededor de un millar de afiliados están trabajando como apoderados repartidos por todo Madrid.

Los primeros datos oficiales tarden en llegar. Hay cierto miedo entre los menos optimistas, entre los que yo siempre me encuentro. La alta participación y la fuerte bipolarización de la campaña minan la posibilidades de partidos por ahora pequeños como UPyD, que en menos de 6 meses y luchando contra todos los elementos (mediáticos, financiaros, administrativos...) quieren entrar en el Parlamento.

A las 9 de la noche empiezan a llegar los primeros resultados. Afiliados y simpatizantes de UPyD comienzan a llenar la sala principal del hotel. Me subo entonces a una de las dos habitaciones que UPyD tiene reservadas en el hotel para seguir el escrutinio a través de internet y las televisiones. En la habitación contigua Rosa, Mikel, Savater, Carlos... aguardan también los primeros datos oficiales.

Con el 10% escrutado en Madrid UPyD todavía está lejos del escaño. Sin embargo, a medida que aumenta el porcentaje escrutado también sube el porcentaje de votos a UPyD. A las 21:30 con más del 30% escrutado UPyD supera la barrera del 3% y obtendría el ansiado escaño. La buena noticia llega a la habitación de al lado y a la planta baja donde empieza la verdadera fiesta. Aunque en ese momento las expectativas se ponen en la posibilidad de un segundo escaño este parece casi imposible. El porcentaje de UPyD en Madrid aumenta paulatinamente acercándose ya al 4% pero el segundo escaño se vende muy caro y ni Izquierda Unida parece que lo pueda alcanzar en esta ocasión.

A las 22:30 con el escrutinio a nivel estatal situado en el 80% vemos como superamos ya en votos a ERC y nos acercamos cada vez más al PNV. Si logramos rebasarla UPyD se situaría como la quinta fuerza política más votada. Parece que el vuelco se va a producir aunque la situación va a estar muy igualada. Pasados unos minutos de tremenda expectación UPyD se sitúa por delante.

Tras valorar el porcentaje de voto que falta por escrutar en las distintas comunidades parece casi seguro que UPyD será la quinta fuerza más votada. Paso a la habitación de al lado para comunicárselo a Rosa que está preparándose para comparecer ante los medios. Empieza la comparecencia en la planta baja. Las cadenas de televisión contactan con el hotel Villa-Real donde Rosa, exultante, celebra los resultados obtenidos. Dos son los titulares: entramos en el Parlamento y somos la quinta fuerza política más votada. Coincidencias de la vida, 30 segundos después de aparecer Rosa, Zapatero aparece en Ferraz y todas las televisiones pasan a emitir las imágenes de la victoria del PSOE.

En nuestro hotel, Rosa acaba la comparecencia y desde mi habitación se pueden oír los aplausos y los gritos de júbilo procedentes de la planta baja. En eso momento se produce una nueva actualización del recuento y el PNV nos supera de nuevo en votos. Aunque a la vista de los porcentajes no parecía esperable me doy un pequeño-gran susto ya que estábamos casi seguros de ser la 5ª fuerza política y así lo había transmitido Rosa a los medios.

Finalmente con el escrutinio en el 99% volvemos a superar al PNV, respiro aliviado y bajo a unirme a la celebración. Aprovecho antes para mirar los resultados de "mis comités" y veo asombrado como en Pozuelo, Majadahonda, Boadilla, Villanueva del Pardillo... alcanzamos porcentajes del 5% y superamos en todos ellos a IU colocándonos como la tercera fuerza más votada. Dejo para el final mi pueblo, Las Rozas, donde se esconde la última buena noticia de la noche: superamos el 6% de los votos y posiblemente somos el gran municipio con los mejores resultados de toda España.

Al bajar a la planta baja la alegría se nota en la cara de todos los allí presentes. Centenares de abrazos y besos con todos los que he compartido decenas de horas de trabajo durante esta campaña. Durante horas nos felicitamos unos a otros por nuestro pequeño gran éxito y maldecimos esa injusta ley electoral que permite que el PNV con menos votos que nosotros consiga 6 escaños. Felicito especialmente a los coordinadores y miembros de "mis comités" que han logrado unos resultados espléndidos debido al gran trabajo realizado. Llegan los últimos al hotel tras finalizar los recuentos en sus colegios, pero a pesar del cansancio, las ojeras y la afonía de algunos sus caras reflejan la satisfación por el trabajo bien hecho que ha dado sus frutos.

Pasada la medianoche Rosa vuelve a comparecer esta vez para nosotros. Nos agradece a todos el esfuerzo realizado y nos pide que sigamos trabajando como hasta ahora porque esto no ha hecho más que empezar. "Durante las ultimas semanas hemos sido sprinters, ahora comienza una carrera de fondo"

A las dos de la noche me vuelvo a casa con unos compañeros de Las Rozas. Era ya tarde y a mi el día siguiente me tocaba ponerme a estudiar un examen que había dejado algo aparcado durante la campaña.

Fueron 15 días tremendamente intensos, duros, de mucho trabajo. Durmiendo 5 o 6 horas. Preparando actos por todo Madrid. Unos salieron bien, otros mejor. Yo perdí 4 kilos y me gane unas ojeras que he tardado semanas en eliminar. Intervine en varios mitines y guardo un recuerdo especialmente grato del acto de Las Rozas con Rosa Díez y ante unas 500 personas. He aprendido mucho para la próxima vez y además he conocido a mucha gente con ganas de cambiar las cosas como yo. Cometimos errores fruto de nuestra inexperiencia y nos pusieron muchas zancadillas pero a pesar de todo lo hemos conseguido. La tercera España está ya en el Parlamento representada por Rosa Díez. Hoy somos 303.535, en las próximas elecciones seguro que somos más de un millón. Seguiremos trabajando como hasta ahora para conseguirlo. Merece la pena.

3 comentarios:

LL dijo...

Me gusta que rosa resaltase en todo momento aquello de "Esto no ha hecho mas que empezar"

Asi debe ser. Cuando has mencionado lo de la proxima vez será mejor he pensado en las proximas generales, pero rapidamente he recapacitado y he pensado en las autonomicas, en las municipales y en las europeas...

Espero que tengamos suerte y fuerza con ellas. Saludos

Anónimo dijo...

..y nosotros esperandonos para darnos el gusto.

albertoduran.es dijo...

Mereció la pena, ahora a seguir trabajando. Un saludo desde Aragón